Anthony Hopkins: una mala infancia, una hija abandonada, alcoholismo, infidelidades y dos Oscar

Anthony Hopkins (83), ha hecho historia al convertirse en el actor de más edad en conseguir un Oscar. En su caso, su segunda estatuilla, pues ya tenía una por su papel en El Silencio de los Corderos. En el año de la pandemia del coronavirus el actor galés ha logrado volver a la carrera de los Oscar gracias a su trabajo en The Father, un drama intimista donde interpreta a un padre con demencia. Pero es que, además, sus vídeos durante el confinamiento le han convertido en uno de los reyes de las redes sociales. Una guinda más a una carrera plagada de triunfos en la que también ha afrontado la adicción al alcohol, una relación ahora inexistente con su hija o la depresión.

Por cierto, que el representante de Hopkins ha desvelado qué estaba haciendo el intérprete en un momento tan importante de su carrera para aclarar que ni siquiera siguió la ceremonia por televisión.

"Tony estaba en Gales, donde creció, y estaba dormido a las cuatro de la mañana cuando le desperté para darle la noticia. Estaba muy feliz y se sentía muy agradecido", ha desvelado Jeremy Barber en declaraciones a People.